Skip Secondary Nav

Left-side Navigation.

Gestión del agua

Manejo del agua

Botellas de agua

Permita que las personas beban según sus necesidades.

Muchas personas necesitan una cantidad de agua incluso mayor que el promedio de un galón (3,8 litros) por día. La cantidad que cada persona necesita depende de la edad, la actividad física, el estado físico y la época del año.

Nunca racione el agua potable a menos que se lo indiquen las autoridades.

Beba la cantidad que necesite hoy y trate de encontrar más para mañana. En ninguna circunstancia, se debe tomar menos de un cuarto de galón (aproximadamente 1 litro) de agua al día. Para minimizar la cantidad de agua que su cuerpo necesita, reduzca su actividad y manténgase fresco.

Beba agua que sepa que no está contaminada en primer lugar.

De ser necesario, puede consumir agua sospechosa, por ejemplo, agua turbia proveniente de grifos comunes o de arroyos o estanques, luego de haberla tratado. Si no es posible tratar el agua, posponga el consumo de agua sospechosa durante el mayor tiempo posible, pero no se deshidrate.

No beba bebidas gaseosas en lugar de agua.

Las bebidas gaseosas no satisfacen las necesidades de consumo de agua. Las bebidas con cafeína y alcohol deshidratan el cuerpo, lo cual aumenta la necesidad de consumir agua.

Cierre las válvulas de agua principales.

Deberá proteger de la contaminación las fuentes de agua que se encuentren dentro de su hogar si recibe información de tuberías rotas de agua o aguas residuales, o si los funcionarios locales le informan de un problema. Para cerrar la fuente de agua entrante, localice la válvula de agua entrante y colóquela en la posición de cierre. Asegúrese de que tanto usted como sus familiares sepan realizar este importante procedimiento.

Fuentes de agua

Water faucet

Fuentes seguras

  • Cubos de hielo derretido.
  • Líquidos de alimentos enlatados, como frutas y verduras.
  • Agua drenada de las tuberías. A fin de usar el agua de las tuberías, deje entrar aire en la cañería abriendo al máximo los grifos de la vivienda. Caerá una pequeña cantidad de agua. Luego, recoja el agua del grifo que se encuentre en el nivel más bajo de la vivienda.
  • Agua drenada del calentador de agua. A fin de usar el agua del tanque de agua caliente, asegúrese de que la electricidad y el gas estén cortados, y luego abra el desagüe que se encuentra en la parte inferior del tanque. Para que el agua corra, cierre la válvula de ingreso de agua del tanque y abra el grifo de agua caliente. Luego de que se le informe que se ha restablecido el suministro de agua limpia, deberá volver a llenar el tanque antes de reconectar el gas o la electricidad. Si el gas está cortado, un profesional deberá volver a conectarlo.

Fuentes inseguras

  • Radiadores, calderas de agua caliente (sistemas de calefacción para el hogar).
  • Agua del retrete o del tanque de descarga.
  • Camas de agua. Los fungicidas agregados al agua o los químicos del vinilo pueden hacer que el agua no sea segura para su consumo.
  • Piscinas y spa. Los productos químicos usados para eliminar gérmenes están demasiado concentrados para que su consumo sea seguro, pero el agua puede usarse para higiene personal, limpieza y usos relacionados.

Tratamiento del agua

Close up of plastic bottle of Bleach.

Si ha usado toda el agua almacenada y no dispone de otras fuentes de agua limpia y confiable, en una situación de emergencia puede ser necesario tratar agua sospechosa. Trate toda el agua cuya calidad sea incierta antes de usarla para beber, lavar o preparar alimentos, lavar los platos, lavarse los dientes, o preparar hielo. Además de tener mal olor y sabor, el agua contaminada puede tener microorganismos (gérmenes) que provocan enfermedades, como la disentería, el cólera, la fiebre tifoidea y la hepatitis.

Hay varias formas de tratar el agua. Ninguna es perfecta. Con frecuencia, la mejor solución consiste en combinar varios métodos. Antes de tratar el agua, deje que las partículas en suspensión se asienten en el fondo o fíltrelas usando filtros de café o capas de tela limpia. Asegúrese de tener todos los materiales necesarios en su kit de suministros para casos de desastre a fin de emplear el método de tratamiento de agua elegido.

Hervir

Hervir es el método más seguro para tratar el agua. En una olla o hervidor grande, hierva el agua durante un minuto entero; tenga en cuenta que se evaporará algo de agua. Deje enfriar el agua antes de consumirla.

El agua hervida tendrá un mejor sabor si vuelve a añadirle oxígeno; para ello, vierta agua de un envase limpio a otro varias veces. Esto también mejorará el sabor del agua almacenada.

Agregar cloro

Puede usar blanqueador líquido doméstico para eliminar los microorganismos. Use únicamente blanqueador líquido doméstico común que contenga entre el 5,25 % y el 6,0 % de hipoclorito de sodio. No use blanqueadores perfumados, blanqueadores para prendas de color ni blanqueadores con productos de limpieza agregados. Dado que la potencia de los blanqueadores disminuye con el tiempo, utilice blanqueadores de envases recientemente abiertos o sin abrir.

Agregue 16 gotas (0,6 mililitros) de blanqueador por galón (3,8 litros) de agua, revuelva y deje reposar durante 30 minutos. El agua debería tener un leve olor a blanqueador. De lo contrario, vuelva a administrar las gotas y deje reposar durante 15 minutos más. Si todavía no huele a cloro, deséchela y busque otra fuente de agua.

No se recomienda el uso de otros productos químicos (como el yodo o los productos para tratar el agua que se venden en las tiendas de excedentes o de suministros para campamento) que no contengan entre el 5,25 % y el 6,0 % de hipoclorito de sodio como único principio activo; estos productos no deberían usarse.

Destilar

Mientras que el hervor y la adición de cloro eliminan la mayoría de los microbios del agua, la destilación elimina los microbios (gérmenes) resistentes a estos métodos, así como los metales pesados, las sales y la mayoría de los demás productos químicos. La destilación implica hervir el agua y, luego, recoger solo el vapor que se condensa. El vapor condensado no tendrá sales ni gran parte de otras impurezas. Para destilarla, llene una olla con agua hasta la mitad.

Ate una taza al asa de la tapa de la olla de modo que la taza cuelgue hacia arriba cuando la tapa esté al revés, tape la olla con la tapa del revés (asegúrese de que la taza no toque el agua), y hierva el agua durante 20 minutos. El agua que gotee de la tapa a la taza estará destilada.

Efectividad del tratamiento

Métodos:

Elimina
Microbios

 

Elimina otros agentes contaminantes (metales pesados, sales y la mayoría de los demás químicos)

Hervir

No

Agregar cloro

No

Destilar

 

Last updated: 05/29/2013 - 12:45 PM