Skip Secondary Nav

Left-side Navigation.

Huracanes

Vista desde el espacio de un huracán en el Golfo de México

Sea un ejemplo a seguir e inspire a los demás a tomar medidas. Comprométase a prepararse (en inglés) y coménteselo a los demás.

Comprométase a prepararse (en inglés)

Un huracán es un tipo de ciclón tropical o tormenta tropical intensa que se forma en el sur del Océano Atlántico, el Mar Caribe, el Golfo de México y en el este del Océano Pacífico. En general, los ciclones llegan acompañados de tormentas eléctricas y, en el hemisferio norte, una circulación de vientos en sentido contrario a las agujas del reloj cerca de la superficie terrestre.

Todas las áreas costeras del Golfo de México y del Océano Atlántico pueden sufrir huracanes. Hay lugares del sudoeste de los Estados Unidos y de la costa del Pacífico que también sufren lluvias intensas e inundaciones cada año debido a los huracanes que se originan en México. La temporada de huracanes del Océano Atlántico se prolonga desde junio hasta noviembre, y la temporada pico es desde mediados de agosto hasta fines de octubre. La temporada de huracanes del este del Pacífico comienza el 15 de mayo y termina el 30 de noviembre.

Los huracanes pueden provocar daños catastróficos en las costas y en varios cientos de kilómetros tierra adentro. Los huracanes pueden provocar vientos que exceden las 155 millas (250 km) por hora, así como tornados y microrráfagas. Además, los huracanes pueden crear marejadas ciclónicas en la costa y provocar un gran daño debido a las intensas lluvias. Las inundaciones y los escombros arrastrados por los vientos son, en general, las consecuencias mortales y destructivas de estos eventos climáticos. Los huracanes que se mueven lentamente hacia regiones montañosas tienden a producir lluvias especialmente intensas. La lluvia excesiva puede provocar deslizamientos de tierra o avalanchas de lodo. Además, pueden producirse inundaciones repentinas a causa de las lluvias intensas.

Un hombre clavando contrachapado sobre las ventanas de su vivienda.Antes de un huracán

A fin de prepararse para un huracán, debe tomar las siguientes medidas:

  • Para comenzar a prepararse, debe preparar un equipo de suministros de emergencia y laborar un plan de comunicación familiar.
  • Conozca sus alrededores
  • Sepa cuál es el nivel de elevación de su vivienda y si el terreno es propenso a inundaciones. Esto lo ayudará a saber en qué medida su vivienda se verá afectada cuando se pronostique una marejada ciclónica o una inundación por marea.
  • Identifique los diques y las represas de su área, y determine si representan un peligro para usted.
  • Sepa cuáles son las vías de evacuación de la comunidad para casos de huracanes y cómo buscar un terreno más elevado. Sepa adónde irá y cómo llegará en caso de que necesite evacuar.
  • Haga planes para asegurar su vivienda:
    • Cubra todas las ventanas de su hogar. Las contraventanas permanentes para tormentas ofrecen la mejor protección para las ventanas. Una segunda opción es entablar las ventanas con contrachapado marino de 5/8" (1,5 cm) de grosor, cortado para que encaje y pueda estar listo para su instalación. La cinta adhesiva no evita que se rompan las ventanas.
    • Instale estribos o sujetadores adicionales para sujetar firmemente el tejado a la estructura de la casa. Esto reducirá el daño al tejado.
    • Asegúrese que los árboles y los arbustos que están alrededor de su hogar estén correctamente cortados para que puedan resistir mejor al viento.
    • Arregle las canaletas y bajantes pluviales que estén flojos y obstruidos.
    • Refuerce las puertas del garaje; si el viento ingresa en el garaje puede provocar un daño estructural caro y peligroso.
    • Planifique entrar todos los muebles de exteriores, los objetos decorativos, los cubos de basura y cualquier otra cosa que no esté atada.
    • Determiné cómo y dónde asegurar su embarcación.
    • Instale un generador para casos de emergencia.
    • Si está en un edificio alto, esté preparado para refugiarse en el piso 10 o en un piso inferior.
    • Considere construir una habitación segura.

Los huracanes generan lluvias intensas que pueden provocar grandes daños por inundación en las áreas costeras y tierra adentro. Todos están en riesgo y deben considerar obtener un seguro por inundación. El seguro por inundación es la única forma de proteger financieramente su vivienda o negocio del daño provocado por una inundación. Para obtener más información sobre el riesgo de inundación y sobre cómo protegerse usted y su negocio, visite el sitio web de la Administración Federal de Mitigación y Seguros (responsable del Programa Nacional de Seguros contra Inundaciones, NFIP por sus siglas en inglés)  www.floodsmart.gov (en inglés)  o llame al 1-800-427-2419.

Escala de huracanes Saffir-Simpson

La escala de huracanes Saffir-Simpson clasifica los huracanes en cinco categorías en función en la velocidad sostenida del viento en el momento indicado. Esta escala brinda información únicamente sobre las consecuencias del viento. No aborda la posibilidad de que se produzcan otras consecuencias relacionadas con el huracán, como marejadas ciclónicas, inundaciones provocadas por lluvias, o tornados.

Los huracanes que alcanzan la categoría 3 o más se consideran huracanes grandes debido a su potencial mortal y de pérdidas de bienes.

Sin embargo, las tormentas de categoría 1 y 2 también son peligrosas y requieren medidas preventivas.

Resumen de la escala de huracanes Saffir-Simpson

NÚMERO DE LA ESCALA (CATEGORÍA)

VIENTOS SOSTENIDOS

DAÑO

1

74-95 mph (119-153 km/h)

Vientos muy peligrosos que producirán algunos daños

  • Daños menores en el exterior de las viviendas.
  • Se caen ramas de árboles; el viento arranca pequeños árboles.
  • Grandes daños en el tendido eléctrico, cortes de electricidad.

2

96-110 mph (154-177 km/h)

Vientos extremadamente peligrosos que provocarán grandes daños.

  • Grandes daños en el exterior de las viviendas.
  • El viento arranca pequeños árboles y bloquea muchas carreteras.
  • Habrá cortes de electricidad durante períodos prolongados, de días a semanas.

3

111-129 mph (178-208 km/h)

Se producirán daños devastadores.

  • Grandes daños en el exterior de las viviendas.
  • Muchos árboles arrancados y muchas calles bloqueadas.
  • Disponibilidad de agua y electricidad extremadamente limitada.

4

130-156 mph (209-251 km/h)

Se producirán daños catastróficos.

  • Pérdida de la estructura del tejado o de algunas paredes exteriores.
  • El viento arranca la mayoría de los árboles y se corta la mayor parte del suministro eléctrico.
  • Viviendas aisladas debido a la acumulación de escombros.
  • Cortes de electricidad que duran de semanas a meses.

5

157 mph (252 km/h) o más

Se producirán daños catastróficos.

  • Se destruirá un alto porcentaje de viviendas.
  • Los árboles caídos y el corte del suministro eléctrico aíslan las áreas residenciales.
  • Cortes de electricidad que duran de semanas a meses.
  • La mayor parte de las áreas serán inhabitables.

Para obtener más información sobre la escala de huracanes Saffir-Simpson, visite el Centro Nacional de Huracanes (en inglés) .

Para obtener más información sobre la aplicación de la escala en Hawaii (en inglés) , visite el Centro Nacional de Huracanes.

Marejadas ciclónicas

El mayor riesgo de muerte en relación con los huracanes se debe a las marejadas ciclónicas.

Las marejadas ciclónicas son simplemente agua empujada hacia la costa por acción del viento que gira alrededor de la tormenta. Esta marejada se combina con las olas normales y crea mareas de huracán, lo cual puede aumentar el nivel medio del agua hasta alturas que pueden afectar a carreteras, viviendas y otras infraestructuras críticas. Además, a la marea de la tormenta se añaden las olas impulsadas por el viento . Este aumento en el nivel del agua puede provocar inundaciones graves en áreas costeras, particularmente cuando la marea de la tormenta coincide con la marea alta normal. Debido a que, en los Estados Unidos, la mayor parte las costas densamente pobladas del Atlántico y del Golfo de México están a menos de 10 pies (3 metros) por encima del nivel del mar, el peligro que implican las mareas de tormenta es tremendo.

Cuando la marejada ciclónica se combina con las olas, pueden provocarse grandes daños y erosionar gravemente las playas y las carreteras costeras. Cuando se generan tormentas importantes, como Katrina, Camille y Hugo, se produce la devastación completa de comunidades costeras. Muchas construcciones soportan la fuerza del viento de un huracán hasta que los cimientos, debilitados por la erosión, se debilitan y colapsan.

Familiarícese con los términos

Familiarícese con estos términos para poder identificar un riesgo de huracán:

Ciclón tropical: Un ciclón de escala sinóptica, no frontal, con núcleo cálido, que se origina sobre aguas tropicales o subtropicales y presenta una convección profunda organizada y una circulación cerrada de los vientos de superficie respecto de un centro bien definido. Una vez que se forma, el ciclón tropical se mantiene mediante la extracción de energía proveniente del calor del océano a temperaturas altas y la expulsión de calor con la baja temperatura de la tropósfera superior.

Depresión tropical: Un ciclón tropical en el que la velocidad máxima sostenida del viento de la superficie (usando el promedio de EE. UU. de 1 minuto) es de 38 mph (33 nudos, 61 km/h) o menos.

Tormenta tropical: Un ciclón tropical en el que la velocidad máxima sostenida del viento de la superficie (usando el promedio de EE. UU. de 1 minuto) oscila de 39 mph (34 nudos, 62 km/h) a 73 mph (63 nudos, 117 km/h).

Huracán: Un ciclón tropical en el que la velocidad máxima sostenida del viento de la superficie (usando el promedio de EE. UU. de 1 minuto) es de 74 mph (64 nudos, 118 km/h) o más.

Marejada ciclónica: Un aumento anormal en el nivel del mar que se produce junto con un huracán o con otra tormenta intensa, y cuya elevación es la diferencia entre el nivel observado de la superficie marítima y el nivel que habría si no hubiese un ciclón. Las marejadas ciclónicas, en general, se calculan restando la marea alta normal o astronómica de la marea observada de la tormenta. Pueden alcanzar alturas que superan considerablemente los 20 pies (6 metros) y alcanzar cientos de kilómetros de área costera.

Marea de la tormenta: El nivel real del agua del mar que resulta de la marea astronómica combinada con la marejada ciclónica.

Advertencia de huracán (en inglés, "hurricane warning"): Un anuncio de que se espera que se produzcan las condiciones de un huracán (vientos sostenidos de 74 mph [118 km/h] o más) en algún lugar dentro del área especificada. Debido a que las actividades de preparación para huracanes son difíciles de realizar una vez que los vientos alcanzan la velocidad de una tormenta tropical, la advertencia de huracán se emite 36 horas antes del momento en el que se espera que los vientos alcancen esta velocidad.

Vigilancia de huracán (en inglés, "hurricane watch"): Un anuncio de que es posible que se produzcan las condiciones de un huracán (vientos sostenidos de 74 mph [118 km/h] o más) dentro del área especificada. Debido a que las actividades de preparación para huracanes son difíciles de realizar una vez que los vientos alcanzan la velocidad de una tormenta tropical, el aviso de vigilancia de huracán se emite 48 horas antes del momento en el que se espera que los vientos alcancen esta velocidad.

Advertencia de tormenta tropical (en inglés, "tropical storm warning"): Un anuncio de que se espera que se produzcan las condiciones de una tormenta tropical (vientos sostenidos de 39 a 73 mph [de 62 a 117 km/h]) en algún lugar dentro del área especificada en el término de 36 horas.

Vigilancia de tormenta tropical (en inglés, "tropical storm watch"): Un anuncio de que es posible que se produzcan las condiciones de una tormenta tropical (vientos sostenidos de 39 a 73 mph [de 62 a 117 km/h]) dentro del área especificada en el término de 48 horas.

Avisos breves de advertencia y vigilancia: Estos avisos brindan información detallada sobre amenazas específicas de huracanes, como inundaciones repentinas y tornados.

Durante un huracán

Si hay posibilidad de un huracán en su área, debe:

  • Escuchar la radio o televisión para obtener información.
  • Asegurar la vivienda, cerrar las contraventanas y sujetar los objetos exteriores o entrarlos.
  • Desconectar los servicios públicos si se lo indican. De lo contrario, coloque el termostato del refrigerador en la función más fría y mantenga las puertas de este cerradas.
  • Cerrar los tanques de gas propano.
  • Evitar usar el teléfono, salvo en casos de emergencia graves.
  • Amarrar su embarcación si tiene tiempo.
  • Tener un suministro de agua para fines sanitarios, como la limpieza y descarga de inodoros. Llene con agua la bañera y otros recipientes grandes.
  • Averiguar cómo mantener los alimentos seguros durante y después de una emergencia.

Debe evacuar en las siguientes situaciones:

Si se lo indican las autoridades locales. Siga sus indicaciones.

  • Si vive en una vivienda móvil o en una estructura temporal, estos refugios son particularmente peligrosos en casos de huracán, independientemente de cuán sujetados estén al suelo.
  • Si vive en un edificio alto (el viento del huracán es más fuerte en alturas elevadas).
  • Si vive en la costa, en una zona propensa a inundaciones, cerca de un río o sobre una vía fluvial de una isla.

Obtenga más información sobre cómo usted y su familia deben evacuar. Si no puede evacuar, diríjase a una habitación que sea segura contra el viento. Si no cuenta con una, siga estas pautas:

  • Permanezca en lugares cerrados durante el huracán y alejado de ventanas y puertas de vidrio.
  • Cierre todas las puertas interiores; asegure y refuerce las puertas exteriores.
  • Mantenga las cortinas y persianas cerradas. No se deje engañar si hay un momento de calma; puede ser el ojo de la tormenta y los vientos comenzarán a tomar fuerza nuevamente.
  • Refúgiese en una habitación interior pequeña, en un armario o en un pasillo en el nivel más bajo.
  • Acuéstese sobre el piso debajo de una mesa u otro objeto resistente.
  • Evite los ascensores.

Después de un huracán

  • Continúe escuchando la radio meteorológica de la NOAA o las noticias locales para conocer las novedades.
  • Manténgase alerta para averiguar si habrá más lluvias y si habrá inundaciones incluso después de que el huracán o la tormenta tropical hayan terminado.
  • Si tuvo que separarse de su familia, use el plan de comunicación familiar o comuníquese con FEMA o con la Cruz Roja Americana.
  • La Cruz Roja Americana también tiene una base de datos para ayudarlo a encontrar a su familia. Comuníquese con la sucursal local de la Cruz Roja Americana del lugar donde se encuentre para obtener información. No se comunique con la sucursal de la zona donde se produjo el desastre.
  • Si tuvo que evacuar, regrese a su hogar solamente cuando los funcionarios le indiquen que es seguro hacerlo.
  • Si no puede regresar a su hogar y tiene necesidades inmediatas de vivienda, envíe por mensaje de texto la palabra SHELTER (refugio) + su código postal al 43362 (4FEMA) para encontrar el refugio más cercano en su área (ejemplo: shelter 12345).
  • En el caso de las personas que tienen necesidades de vivienda más prolongadas, FEMA ofrece diferentes tipos de ayuda, incluidos servicios y subsidios para ayudar a reparar sus hogares y reemplazar sus viviendas. Solicite asistencia o busque información sobre los recursos de viviendas en alquiler.
  • Conduzca solamente si es necesario y evite las carreteras inundadas y los puentes deslavados. Manténgase lejos de las calles. Si debe salir, tenga cuidado con los objetos caídos, los cables de electricidad caídos, y las aceras, carreteras, puentes y paredes debilitados.
  • Manténgase alejado de los cables de electricidad sueltos o colgantes e informe de la situación de inmediato a la compañía de suministro eléctrico.
  • Camine con cuidado en los alrededores de su hogar y verifique si hay cables de electricidad sueltos, fugas de gas o daño estructural antes de ingresar.
  • Manténgase lejos de cualquier construcción si huele gas, si hay agua de inundación alrededor o si su vivienda sufrió daños producto de un incendio, y las autoridades no han declarado que la vivienda es segura.
  • Verifique si su vivienda sufrió algún daño. Tome fotografías del daño, tanto de la construcción como de los objetos que se hallaban dentro, a los fines del seguro. Si tiene alguna duda sobre la seguridad de la vivienda, antes de ingresar, pídale a un ingeniero estructural o a un inspector de construcciones que la revisen.
  • En la oscuridad, use linternas de baterías o pilas. NO use velas. Nota: La linterna debe encenderse en el exterior antes de ingresar, dado que es posible que la batería o las pilas produzcan una chispa que pueda prender una fuga de gas, si la hubiera.
  • Vigile a sus mascotas y contrólelas. Tenga cuidado con los animales salvajes, especialmente con las serpientes venenosas. Use un palo para mover los escombros.
  • Evite consumir o preparar alimentos con agua del grifo hasta que esté seguro de que no está contaminada.
  • Verifique los alimentos refrigerados para asegurarse de que no estén en descomposición. Si tiene dudas, deséchelos.
  • Use ropa que le brinde protección y tenga cuidado cuando limpie para evitar sufrir lesiones.
  • Use el teléfono solamente para hacer llamadas de emergencia.
  • NUNCA use un generador dentro de su vivienda, el garaje, espacios entre pisos, cobertizos o áreas similares, incluso si usa ventiladores o abre las puertas y ventanas para ventilar. Pueden acumularse rápidamente niveles mortales de monóxido de carbono en estas áreas y persistir durante horas, incluso luego de apagar el generador.

Es más probable que sus amigos, vecinos y colegas se preparen para enfrentar diversos peligros meteorológicos que suelen azotar a la nación cuando ven que las personas que los rodean se preparan; por lo tanto, inspírelos predicando con el ejemplo. La primera medida que puede tomar es Comprometerse a prepararse (en inglés) . Una vez que lo haga, los recursos que recibirá brindarán herramientas para que su familia y su comunidad estén más seguros, tengan una mayor capacidad de recuperación y estén mejor preparados.

Además, el widget le permite compartir nuestro contenido directamente con las personas que visitan su sitio web. Los enlaces redireccionan a los usuarios a un contenido que los ayudará a saber más sobre sus riesgos y a cómo tomar medidas, y donde podrán ver qué hacen las demás personas para estar preparadas. Usted o su equipo web solo tienen que copiar nuestro breve código, agregarlo a su sitio y listo.

Publicaciones

PUBLICACIONES DE FEMA

Si necesita más información sobre cualquiera de estos temas, los siguientes recursos pueden ser útiles.

OTRAS PUBLICACIONES

SITIOS WEB RELACIONADOS

Obtenga más información sobre cómo planificar y prepararse para un huracán y conozca los recursos disponibles visitando los siguientes sitios web:

CAPACITACIÓN RECOMENDADA

El Instituto de Manejo de Emergencias (EMI, por sus siglas en inglés) de FEMA ha desarrollado un programa de capacitación para promover la preparación de las comunidades ante casos de huracanes. Este curso por computadora brinda información básica sobre cómo enfrentarse a ciclones tropicales y huracanes. Visite el EMI en Internet (en inglés)  y seleccione la opción 'take this course' (realizar este curso) que se encuentra arriba en la columna derecha, para comenzar el curso interactivo en la web.

PRESTE ATENCIÓN A LOS FUNCIONARIOS LOCALES

Obtenga información acerca de los planes de emergencia que el gobierno local y estatal (en inglés)  . gobierno local y estatal haya establecido para su área. En una emergencia, siempre preste atención a las indicaciones provistas por los funcionarios locales de manejo de emergencias.

Last updated: 02/20/2014 - 05:07 PM