Incendios en el hogar

Incendios en el hogar

Incendios en el hogar

Cada año, más de 2,500 personas mueren y 12,600 resultan heridas durante incendios en hogares en los Estados Unidos. No obstante, a diferencia de otros desastres, los incendios en el hogar se pueden prevenir. Es importante saber lo siguiente: ¡El fuego es rápido! No da tiempo para recoger nada ni para hacer ninguna llamada. Un incendio podría matarte en tan sólo dos minutos.

En cinco minutos una casa podría encontrarse ahogada en llamas. ¡El fuego es caliente! El calor y el humo podrían ser más peligrosos que las llamas. Respirar aire muy caliente podría quemar tus pulmones, y el fuego produce gases venenosos que te pueden hacer dar sueño e impedir que escapes. No comas nada que quedó en el refrigerador por más de un día después de que se fue la luz. Puede haberse arruinado y te podría enfermar. ¡El fuego es oscuro! Puede ser difícil salir de tu casa durante un incendio. ¡El fuego es mortal! El fuego usa el oxígeno que necesitas para respirar y produce humo y gases venenosos que te pueden matar.

Descarga más información sobre incendios en el hogar.

¿Estoy en riesgo?

Toda persona en los Estados Unidos está en riesgo de un incendio en el hogar; no importa dónde ni en qué tipo de casa viva.

Antes

  • Haz un plan de escape de incendios y practícalo dos veces por año.
  • Ten detectores de humo en cada habitación y cada nivel de la casa.
  • Recuérdales a tus padres que deben probar los detectores de humo de la casa una vez al mes.
  • Encuentra dos maneras de salir de cada habitación. Una ventana puede ser una segunda salida si la puerta se encuentra bloqueada por humo o fuego.
  • Practica cómo salir de tu casa en la oscuridad o con los ojos cerrados.
  • Duerme con la puerta cerrada. Esto ayuda a prevenir que los incendios se propaguen rápidamente.

Durante

  • ¡Agáchate y sal! Gatea por debajo del humo hacia una salida. El humo espeso y los gases mortales se elevan hacia el techo.
  • Si escuchas la alarma del detector de humo, ¡sal rápido! Podrías tener pocos segundos para escapar.
  • Si el humo esta bloqueando la puerta, usa la segunda salida de la habitación o de la casa.
  • Toca la perilla y la puerta antes de abrirla. Si están calientes, no abras la puerta, y usa la segunda salida.
  • Si ves humo alrededor de la puerta, usa la segunda salida.
  • Si abres una puerta, hazlo lentamente y ciérrala rápidamente si ves humo.
  • ¡No te escondas de los bomberos! Pueden parecer intimidantes con todo su equipo pero están ahí para ayudarte.
  • Si hay alguna mascota atrapada en la casa, díselo a los bomberos. ¡No trates de rescatarla tú mismo!
  • Si tu ropa se incendia, ¡detente, tírate y rueda! Detente, tírate al suelo y cúbrete la cara con las manos. Luego, rueda una y otra vez o hacia atrás y adelante hasta que el fuego se haya apagado.

Después

  • No regreses a ningún edificio a menos que un bombero o tus padres te digan que es seguro.

 

Palabras que se deben conocer

Detector de humo

Sensores fijados al techo que suenan una alarma cuando detectan humo

Extintor

Un dispositivo de protección contra el fuego que sirve para rociar espuma y ayudar a apagar los pequeños incendios

Oxígeno

El aire que respiramos. Los incendios necesitan oxígeno para poder propagarse.