Skip Secondary Nav

Left-side Navigation.

Explosión nuclear

Explosión de la nube de hongo nuclear.Una explosión nuclear es un estallido que provoca calor y luz intensos, una ola de presión perjudicial y la dispersión de material radiactivo que puede contaminar el aire, el agua y las superficies terrestres en varios kilómetros a la redonda. Un dispositivo nuclear puede ser desde un arma transportada en un misil intercontinental lanzado por una nación hostil u organización terrorista hasta un pequeño dispositivo nuclear portátil transportado por una persona. Todos los dispositivos nucleares causan efectos mortales cuando explotan, entre los que se incluyen luz cegadora, calor intenso (radiación térmica), radiación nuclear inicial, explosión, incendios originados por el pulso térmico e incendios secundarios provocados por la destrucción.

La amenaza nuclear presente durante la Guerra Fría ha disminuido; sin embargo, existe la posibilidad de que un terrorista pueda tener acceso a un arma nuclear. Existen, bajo el nombre de dispositivos nucleares improvisados (IND, por sus siglas en inglés), armas en general más pequeñas y menos potentes de lo que habitualmente imaginamos. Si bien los especialistas consideran que los atentados nucleares son menos probables que otro tipo de atentados, aun así es importante conocer las medidas sencillas que pueden salvar su vida y la de su familia.

Peligros de los dispositivos nucleares

Primer plano de una bomba o de un dispositivo parecido a una bomba.Prepárese, prepare a su familia y prepare sus bienes para el peligro de los dispositivos nucleares.

Los especialistas consideran que, en la actualidad, el peligro de un atentado nuclear estratégico y masivo a los Estados Unidos es menos probable. Sin embargo, el terrorismo, por naturaleza, es impredecible.

Si hubiese una amenaza de atentado, podría indicarse a las personas que vivan cerca de los posibles blancos que deben evacuar, o bien estas podrían decidir evacuar por sí mismas a un área que no se considere un posible blanco. La protección contra la lluvia radiactiva implicará refugiarse en un área subterránea o en el medio de un edificio grande.

En general, los posibles blancos son:

  • Bases militares y centros de misiles estratégicos.
  • Centros de gobierno, como Washington, DC, y capitales de estado.
  • Centros importantes de comunicación y transportes.
  • Centros financieros, tecnológicos, industriales y de fabricación.
  • Refinerías de petróleo, plantas de energía eléctrica y plantas químicas.
  • Aeropuertos y puertos importantes.

Los tres factores que deben tenerse en cuenta al momento de protegerse de la radiación y de la lluvia radiactiva son: distancia, refugio y tiempo.

  • Distancia - Cuanta más distancia haya entre usted y las partículas de la lluvia radiactiva, mejor. Las áreas subterráneas, como el sótano de una vivienda u oficina, ofrecen más protección que el primer piso de una estructura. Puede ser mejor permanecer en un piso que esté cerca del centro de un edificio alto, según lo que esté cerca en el nivel en el que se acumulará una cantidad significativa de partículas de lluvia radiactiva. Los tejados planos acumulan partículas de lluvia radiactiva; por lo tanto, el piso superior no es una buena opción, ni tampoco lo es un piso que esté contiguo al tejado plano de algún edificio vecino.
  • Refugio - Cuanto más densos y pesados sean los materiales (paredes gruesas, hormigón, ladrillos, libros y tierra) que se encuentran entre usted y las partículas de lluvia radiactiva, mejor.
  • Tiempo - La radiación de la lluvia pierde su intensidad con bastante rapidez. Con el tiempo, podrá abandonar el refugio contra la lluvia radiactiva. La lluvia radiactiva representa el mayor riesgo para las personas durante las primeras dos semanas; a partir de ese momento, ya ha disminuido a aproximadamente un 1% con respecto al nivel de radiación inicial.

Recuerde que cualquier protección, sin importar cuán temporal sea, es mejor que ningún tipo de protección, y que cuanto más refugio, distancia y tiempo pueda obtener, mejor.

Riesgos de los dispositivos nucleares

Es difícil predecir el alcance y la naturaleza de estos peligros y el momento en que tendrán lugar. La dispersión geográfica de las consecuencias se definirá a partir de lo siguiente:

  • El tamaño del dispositivo. Una bomba más poderosa producirá efectos que tendrán una mayor expansión.
  • La altura en relación con el suelo en la que se detonó el dispositivo. Esto determinará el alcance de los efectos de la explosión.
  • Naturaleza de la superficie debajo de la explosión. Algunos materiales pueden volverse más radiactivos y transportarse por el aire con más facilidad que otros. Las áreas llanas son más susceptibles a las consecuencias de la explosión.
  • Las condiciones meteorológicas. La dirección y la velocidad del viento incidirán en la hora en que llegará la lluvia radiactiva; las precipitaciones pueden lavar la lluvia radiactiva de la atmósfera.
Pulso electromagnético

Además de tener otros efectos, un arma nuclear detonada en la atmósfera de la tierra o por encima de ella puede crear un pulso electromagnético (EMP, por sus siglas en inglés), un campo eléctrico de alta densidad. Los EMP actúan como la caída de un rayo, pero son más fuertes, rápidos y breves. Pueden provocar daños importantes en dispositivos electrónicos conectados a fuentes de alimentación o antenas. Esto incluye sistemas de comunicación, computadoras, electrodomésticos y sistemas de encendido de aviones y automóviles. Los daños pueden variar de interrupciones menores a que los componentes se quemen. La mayoría de los equipos electrónicos que se encuentran dentro de un radio de 1.000 millas (1.600 km) de una detonación nuclear de gran altura podrían verse afectados. En general, esto no afecta a las radios de baterías o pilas con antenas cortas. Si bien es probable que el EMP perjudique a la mayoría de las personas, podría dañar a los que tienen marcapasos u otros dispositivos electrónicos implantados.

Lluvia radiactiva

Incluso si las personas no están lo suficientemente cerca de la explosión nuclear como para sufrir las consecuencias directas, podrían verse afectadas por la lluvia radiactiva. Todas las explosiones nucleares provocan algún tipo de lluvia radiactiva. Las explosiones que se producen cerca de la superficie terrestre provocan cantidades mucho mayores de lluvia radiactiva que las que se producen a alturas mayores. Esto se debe a que el calor extremo originado por la explosión nuclear provoca una corriente ascendente de aire que forma la conocida nube en forma de hongo. Cuando la explosión se produce cerca de la superficie terrestre, millones de partículas de tierra evaporadas son atraídas hacia la nube. A medida que el calor disminuye, los materiales radiactivos que se evaporaron se condensan en partículas y caen a la Tierra. Este fenómeno se denomina lluvia radiactiva. El material de la lluvia radiactiva pierde radiación durante un período prolongado, y es la principal fuente de radiación nuclear residual.

Si existen las condiciones propicias, la lluvia radiactiva provocada por una explosión nuclear puede ser arrastrada por corrientes de viento y alcanzar cientos de kilómetros. Los efectos incluso de un dispositivo portátil pequeño que explota a nivel del suelo pueden ser mortales.

La radiación nuclear no puede verse, olerse ni detectarse mediante los sentidos. Solo puede detectarse a través de dispositivos de control de radiación. Esto hace que las emergencias radiológicas sean diferentes de otros tipos de emergencias, como las inundaciones o los huracanes. A través del control, pueden preverse las horas en que llegará la lluvia radiactiva, que se anunciarán mediante los canales de advertencia oficiales. Sin embargo, cualquier incremento en la acumulación superficial de polvo arenoso debe ser una advertencia para tomar medidas de protección.

Antes

Primer plano de un cartel de un refugio para lluvia radiactiva.Antes de una explosión nuclear

A continuación se incluyen las medidas que puede tomar para protegerse, proteger a su familia y proteger sus bienes en caso de una explosión nuclear.

  • Prepare un equipo de suministros de emergencia que incluya artículos como alimentos no perecederos, agua, una radio que funcione con baterías, pilas o a cuerda, linternas y baterías o pilas de repuesto. Le recomendamos que prepare un equipo portátil y que lo guarde en el automóvil por si le indican que debe evacuar.
  • Elabora un plan de emergencia familiar. Es posible que su familia no se encuentre reunida en el mismo lugar cuando se produzca el desastre, de modo que es importante saber cómo se comunicarán entre sí, cómo volverán a reunirse y qué harán en caso de emergencia.
    • Planee los lugares donde se reunirá su familia, tanto en las inmediaciones de su barrio como fuera de estas.
    • Conozca los planes de de desastre y sistemas de advertencia de la comunidad, incluidas las vías de evacuación.
  • Pregúnteles a los funcionarios si se designó algún edificio público de su comunidad como refugio para lluvia radiactiva. Si no se designó ninguno, haga su propia lista de posibles refugios cerca de su hogar, lugar de trabajo y escuela. Estos lugares incluyen: sótanos o el área central sin ventanas de los pisos ubicados en la mitad de edificios altos, así como transportes subterráneos y túneles.
  • Si vive en un edificio de apartamentos o en un edificio alto, hable con el administrador sobre cuál es el lugar más seguro del edificio para refugiarse y sobre cómo mantener a los ocupantes del edificio hasta que sea seguro salir.
  • Durante los períodos de amenaza elevada incremente sus suministros para casos de desastre de modo que sean suficientes para hasta dos semanas.

Refugiarse durante una explosión nuclear es absolutamente necesario. Existen dos tipos de refugios: para explosiones y para lluvias radiactivas. A continuación se describen los dos tipos de refugios:

  • Los refugios para explosiones están específicamente construidos para ofrecer algún tipo de protección contra la presión de la explosión, la radiación inicial, el calor y los incendios. Pero ni siquiera un refugio para explosiones puede resistir el impacto directo de una explosión nuclear.
  • Los refugios para lluvia radiactiva no necesitan construirse específicamente para brindar protección contra lluvias radiactivas. Puede tratarse de cualquier espacio protegido, siempre que las paredes y el tejado sean lo suficientemente gruesos y densos como para absorber la radiación emanada de las partículas de la lluvia radiactiva.

Durante

Durante una explosión nuclear

A continuación se incluyen las pautas sobre lo que debe hacer en caso de una explosión nuclear.

  • Esté atento a la información oficial y siga las indicaciones provistas por el personal de respuesta ante emergencias. En función de lo que se conozca sobre la amenaza, es posible que le pidan que se refugie, que se dirija a un lugar específico o que evacue el área.
  • Si se emite una advertencia de atentado, refúgiese tan pronto como sea posible, en un lugar subterráneo si es posible, y permanezca allí hasta que le indiquen que salga.
  • Busque el edificio más cercano, preferentemente construido en ladrillo u hormigón, y entre para evitar el material radiactivo que se encuentre en el exterior.
  • Si en unos minutos puede llegar hasta un mejor refugio, como un edificio de varios pisos o un sótano, diríjase allí de inmediato.
  • Diríjase a un refugio lo más subterráneo posible o al centro de un edificio alto. El objetivo es que haya la mayor cantidad de paredes, hormigón, ladrillos y tierra posible entre usted y el material radiactivo del exterior.
  • Quédese donde esté, incluso si está separado de su familia. Permanecer en un lugar cerrado es lo más seguro para todas las personas que se encuentren en el área afectada. Puede salvarle la vida.
  • Durante el período en que se registran los niveles de radiación más altos, es más seguro permanecer en lugares cerrados, lejos del material radiactivo del exterior.
  • Los niveles de radiación son extremadamente peligrosos después de una detonación nuclear, pero estos niveles se reducen rápidamente.
  • Espere permanecer en un lugar cerrado durante, al menos, 24 horas, a menos que las autoridades le indiquen lo contrario.
  • Si lo mejor para usted es evacuar, le indicarán que debe hacerlo. Se usarán todos los métodos de comunicación disponibles para informar o brindar instrucciones.
  • Es posible que se les pida a las personas que estén en la zona donde habrá material radiactivo - en dirección del viento desde el lugar de detonación - que adopten medidas de protección.

Si la explosión lo sorprende al aire libre y no puede ingresar en un lugar cerrado inmediatamente:

  • No mire el fogonazo ni la bola de fuego, pueden cegarlo.
  • Refúgiese detrás de cualquier objeto que pueda ofrecerle protección.
  • Recuéstese completamente sobre el suelo y cúbrase la cabeza. Si la explosión tiene lugar a cierta distancia, podrían transcurrir 30 segundos o más antes de que llegue la ola de la explosión.
  • Refúgiese tan pronto como pueda, incluso si está a muchos kilómetros del lugar donde se produjo el atentado; la lluvia radiactiva puede ser transportada por acción del viento hasta cientos de kilómetros. Recuerde los tres factores de protección: distancia, refugio y tiempo.
  • Si estaba al aire libre durante la explosión o después de ella, lávese lo antes posible para eliminar el material radiactivo que pudo haberse adherido a su cuerpo.
  • Quítese la ropa para que el material radiactivo no se esparza. Quitarse la capa exterior de ropa puede eliminar hasta el 90% del material radiactivo.
  • Si resulta práctico, coloque la ropa contaminada en una bolsa plástica y ciérrela o átela. Coloque la bolsa lo más lejos posible de los humanos y de los animales de modo que la radiación que emane no afecte a otras personas.
  • De ser posible, tome una ducha con abundantes cantidades de jabón y agua para ayudar a eliminar la contaminación radiactiva. No se restriegue ni rasque la piel.
  • Lávese el cabello con agua y champú o jabón. No aplique acondicionador, porque fijará el material radiactivo al cabello y evitará que pueda enjuagarse fácilmente.
  • Suénese la nariz suavemente, y límpiese los párpados y pestañas con un paño húmedo y limpio. Límpiese suavemente los oídos.
  • Si no puede tomar una ducha, use una toallita húmeda o un paño húmedo y limpio para limpiar la piel que no estuviera cubierta por la ropa.
Refugiarse en edificaciones

Diagrama de cuánto refugio pueden proporcionar las diversas edificaciones durante una explosión nuclear.

Construcción de refugios, versión en texto TXT 1Kb

Los números de este gráfico representan un “factor de reducción de dosis”. Un factor de reducción de 10 significa que la persona que se encuentre en esa área recibiría 1/10 de la dosis de una persona que se encuentre al aire libre. Un factor de reducción de dosis de 200 significa que una persona en esa área recibiría 1/200 de la dosis que recibiría una persona que se encuentre al aire libre.

Para obtener más información, lea Planning Guidance for Response to a Nuclear Detonation, PDF (en inglés) (Planificación de pautas de respuesta ante una detonación nuclear) del comité federal interinstitucional liderado por la Oficina Ejecutiva del Presidente de EE. UU.

Después

Después de una explosión nuclear

Los índices de pérdida de radiación de la lluvia radiactiva son los mismos para los dispositivos nucleares de cualquier tamaño. Sin embargo, la cantidad de lluvia radiactiva variará en función del tamaño del dispositivo y su proximidad al suelo. Por lo tanto, en las áreas que presentan los niveles de radiación más altos, podría ser necesario refugiarse durante hasta un mes.

La lluvia radiactiva más intensa se limitará al área en la que se produjo la explosión o al área que se encuentra en dirección del viento desde el lugar de la explosión, y el 80% de la lluvia radiactiva se producirá durante las primeras 24 horas.

A las personas que se encuentren en la mayoría de las áreas que estarán afectadas se les permitirá salir del refugio dentro de algunos días y, de ser necesario, deberán evacuar a áreas no afectadas.

Regresar a su hogar

Recuerde lo siguiente cuando regrese a su hogar:

  • Siga escuchando la radio y la televisión para informarse sobre lo que debe hacer, adónde ir y los lugares que debe evitar.
  • Manténgase alejado de áreas que sufrieran daños. Aléjese de las áreas marcadas como “peligro de radiación” (en inglés, “radiation hazard”) o “materiales peligrosos” (en inglés, “hazardous materials” o “HAZMAT”). Recuerde que la radiación no puede verse, olerse ni detectarse mediante los sentidos humanos.

Más pautas sobre recuperarse de un desastre.

Más información

Niveles de radiación medidos con un contador GeigerPublicaciones

Si necesita obtener más información sobre cualquiera de estos temas, los siguientes recursos pueden ser útiles.

  • Atentado nuclear (en inglés). Documento que brinda orientación para prepararse para casos de amenaza nuclear.

Sitios web relacionados

Obtenga más información sobre cómo planificar y prepararse para una explosión nuclear y conozca los recursos disponibles visitando los siguientes sitios web:

Preste atención a sus funcionarios locales

Obtenga información acerca de los planes de emergencia que los gobiernos local y estatal (en inglés) hayan establecido para su área. En una emergencia, siempre preste atención a las indicaciones de los funcionarios locales de manejo de emergencias.

Last updated: 10/25/2013 - 03:12 PM