Volcanes

Vista de un volcán en erupción que despide lava roja y caliente

Sea un ejemplo a seguir e inspire a los demás a tomar medidas. Comprométase a prepararse (en inglés) y coménteselo a los demás.

Comprométase a prepararse (en inglés)

Un volcán es una montaña que se abre hacia abajo hasta un depósito de roca fundida que se encuentra debajo de la superficie de la Tierra. A diferencia de muchas montañas que se elevan desde abajo, los volcanes son conductos por los cuales la roca fundida alcanza la superficie terrestre. Cuando la presión de los gases de la roca fundida es demasiado alta, se produce una erupción. Las erupciones pueden ser silenciosas o explosivas. Puede haber flujos de lava, paisajes alisados, gases tóxicos, y rocas y cenizas que en ocasiones pueden viajar cientos de kilómetros arrastradas por el viento.

Debido al intenso calor, los flujos de lava representan un gran peligro de incendios. Estos flujos destruyen todo a su paso, pero se extienden lo suficientemente lento como para que las personas puedan escapar.

La ceniza volcánica fresca, hecha de roca pulverizada, puede ser abrasiva, ácida, arenosa, gaseosa y olorosa. Si bien no representan un peligro inmediato para la mayoría de los adultos, la ceniza y el gas ácidos pueden provocar daños pulmonares en niños pequeños, personas mayores y en personas que sufren enfermedades respiratorias graves. La ceniza volcánica también puede dañar maquinarias, incluidos motores y equipos eléctricos. Las acumulaciones de ceniza mezcladas con agua se vuelven pesadas y pueden derrumbar tejados. La ceniza volcánica puede afectar a personas que se encuentren a cientos de kilómetros del cono volcánico.

Las explosiones volcánicas laterales, conocidas como “explosiones laterales” o “erupciones laterales” pueden expulsar grandes pedazos de roca a muy altas velocidades y alcanzar varios kilómetros. Estas explosiones pueden provocar muerte por impacto, enterramiento o calor. Se sabe que han derrumbado bosques enteros.

Las erupciones volcánicas pueden producirse junto con otros peligros naturales, como terremotoscorrientes de lodo e inundaciones repentinas, desmoronamiento de rocas y  deslizamientos de tierra, lluvia ácida, incendios, y (en determinadas circunstancias) tsunamis.

Los volcanes activos de los EE. UU. se encuentran, principalmente, en Hawaii, Alaska y el noroeste del Pacífico. El área peligrosa alrededor de un volcán cubre, aproximadamente, un radio de 20 millas (casi 35 km); sin embargo, puede haber algún riesgo a 100 millas (160 km) o más de un volcán.

Last updated: 10/25/2013 - 01:22 PM